Capitulo primero: El inicio del conflicto

Mucho tiempo antes que el ser humano pusiera sus huellas en la tierra y fuera encargado del jardín celestial, las criaturas de la creación eran gobernadas por el gran señor Todopoderoso creador de todas las cosas.

Acontece que el Todopoderoso señor del cielo y lo que conocemos de la tierra, al que se le atribuye la creación de todo su dominio, sintió un terrible cansancio por el ejercicio del poder desde su trono y decidió tomar un descanso en sus labores, para ello optó por dejar en su lugar a una de sus criaturas.

Con esta disposición llamó a todas las criaturas celestiales y las invitó a congregarse para anunciar su decisión.

Ante la multitud congregada en las afueras de su palacio, la imponente figura del Señor salió al balcón desde donde acostumbraba a dar los dictámenes y disposiciones que todos debieran escuchar.

-Bienvenidos sean todos ustedes, mis leales servidores, mi pueblo. Los he reunido a todos para anunciarles que tomaré un descanso de mis funciones de señorear todo lo conocido y para sustituirme hasta mi retorno he decido de entre los ángeles, las criaturas de mayor rango celestial, escoger al más especial de todos y ese es Luz Bel, la más bella criatura de toda la creación.

Gran pesar y un intenso rumor se escuchó entre los asistentes; era la primera vez que tendrían un gobernante distinto a su creador. ¿Cómo un igual a ellos podría gobernarlos? Se preguntaban todos.

- No se preocupen, todo está resguardado, yo que los creé sé lo que cada quien puede hacer y Luz Bel puede gobernarlos y dirigirlos también como yo lo hago.

Las criaturas calmaron su ansiedad.

Luz Bel asumió el cargo y prometió cuidar de todo lo creado mientras el Todopoderoso tomaba su merecido descanso. El era uno de los serafines, el grupo de ángeles que ocupan la suprema posición dentro de la jerarquía celestial, ya que ellos no están hechos a imagen y semejanza del Gran Señor sino que son esencia de él.

Durante ese tiempo otros ángeles y varias de las criaturas celestiales se dedicaron a adular al nuevo gobernador con el fin de hacerse de su favor, pues Luz Bel no solo era quien cuidaba el puesto del Todopoderoso, sino que señalado por él era entre todas las criaturas de la creación la más especial.

Transcurrido el tiempo el Señor retornó para reclamar su trono a lo que Luz Bel, cuyo ego fue elevado por el huracán de las adulaciones, se negó.

-Yo soy entre las criaturas de al creación la más bella, tu así lo has dicho; me has escogido como tu sucesor y el tiempo de sucederte en el trono ha llegado, pues los gobernados han dicho que soy mejor gobernante que tú y ya estas gastado, debes retirarte a un descaso por el resto de los días.

-Soberbia, es lo que escucho de tu voz, Luz Bel, eso es un defecto que los seres perfectos no deben permitirse, Yo soy el creador de todas las cosas y las criaturas que has gobernado en mi ausencia obedecen mi mandato. Rebelarte contra mí es iniciar el final de tu existencia.

-Llamaré a quienes me apoyan, y entonces tú serás testigo del nacimiento de una nueva era en tus antiguos dominios.

El Todopoderoso y Luz Bel convocaron a sus seguidores y así dio inició la gran guerra celestial.

…continúa…

About these ads